Reserva Científica Ébano Verde es una “joya” escondida en la Cordillera Central

Reserva Científica Ébano Verde es una “joya” escondida en la Cordillera Central

Fotos Manuel Caraballo y Fuente Externa
Continuando nuestro recorrido con un «Encuentro con lo Nuestro», nos adentramos por las hermosas tierras que forman parte de la Cordillera Central y nos encontramos con La Reserva Científica Ébano Verde, ubicada en la zona oriental de la Loma de Casabito, con una extensión de 23 kms. cuadrados, teniendo la loma La Golondrina es su punto más alto (1 565 m). Un refugio ante el peligro de extinción del árbol endémico y maderable denominado Ébano Verde.
La Reserva Científica Ébano Verde fue creada mediante el decreto No. 417-89 y está administrada bajo acuerdo de fideicomiso por la Fundación para el Mejoramiento Humano (PROGRESSIO).Se estableció para garantizar el mantenimiento de los regímenes hídricos del Cibao mediante la protección de zonas como la Loma la Sal, La Golondrina, Casabito y otras áreas adyacentes, según consta en el decreto original.
El ébano verde, cuyo nombre científico es Magnolia pallescens, es un árbol de madera preciosa. En este bosque hay otras especies, algunas muy especiales, como la camívora Pinguicola casabitoana, la que se creía extinta hasta que fueron encontrados algunos ejemplares hace unos años en el Pase Baño de Nubes, en la loma Casabito.
La Reserva Ebano Verde es una de las zonas con mayor cantidad de plantas endémicas y donde se han reportado 621 especies de plantas vasculares, de las cuales 153 son endémicas de La Hispaniola, en ella nacen el río Camú, cuyo sonido se puede disfrutar caminando por sus senderos y las Microcuencas de los ríos Jimenoa y Jatubey, así como El Arroyazo, en el cual existe el balneario homónimo, producto de una de las corrientes que nace en la zona boscosa de la reserva.
El Arroyazo está situado al límite sur-suroeste de la Reserva, donde la Fundación Progressio ha instalado una estación de investigación y una escuela. Es uno de los balnearios más hermosos de la zona. Está a varios kilómetros de El Sendero entre Las Nubes y se puede llegar con facilidad a través de la carretera que conduce al municipio de Constanza.
Este manantial se ha constituido al caer el agua en pequeñas cascadas y entre rápidos, formando una gran piscina en medio de una roca inmensa, con aguas que promedian los 14 grados Celsius, convirtiéndose en un lugar con mucho atractivo y usado por visitantes locales y de otras regiones.
Conoce tu país….descubre todo lo hermoso que tiene República Dominicana, cuida y defiende sus recursos naturales…Una nación bendecida por Dios !!
Ven a disfrutar de la diversidad de plantas endémicas de nuestro país, a escuchar el sonido de las aguas del río Camú y a terminar dándote un baño en “El Arroyazo”.

Autor: Mayra De Peña de Caraballo
  Fotos: Manuel Caraballo y Fuente Externa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *