Nuevas tecnologías y capacitación de las poblaciones, retos para anticipar efectos cambios climáticos en turismo

Nuevas tecnologías y capacitación de las poblaciones, retos para anticipar efectos cambios climáticos en turismo

Parque Ojos Indígena, Punta Cana
Recientemente estuve abordando dentro del tema de la Preservación de nuestra Biodiversidad y los efectos del Cambio Climático acerca de la importancia que tienen nuestros manglares y humedades costeras.
A propósito de esto, hoy comparto con ustedes informaciones contentivas en el documento “Síntesis de Evaluación de Necesidades Tecnológicas para la adaptación al Cambio Climático y Reporte del Plan de Acción para la Transferencia de Tecnologías Priorizadas en la República Dominicana” investigación realizada por la Fundación Plenitud para el Ministerio de Medio Amiente y Recursos Naturales, pues estoy convencida que en la medida que conocemos el tema nos integramos.
Dicho documento indica que introducir nuevas tecnologías y evolucionar las mentalidades de las poblaciones circundantes a los destinos turísticos, son dos de las medidas a priorizar por los actores que inciden en el sector turístico nacional para anticipar los efectos del cambio climático en nuestro país.
Nos habla acerca de los impactos del cambio climático sobre los sistemas costero-marinos, indicando que estos pueden ser de gran magnitud si no se realizan medidas anticipadas de adaptación. Y acotan que los costos de la adaptación anticipada al cambio climático en el sector turismo son mucho menores que los de remediación y resultan costo-efectivos.
El Plan Nacional de Adaptación de Cambio Climático (PANA-RD) propone como medidas prioritarias el manejo integrado de la costa como una línea de acción fundamental y recomienda diseñar e implementar un Programa de Educación Ambiental para la protección de la biota costera y marina que abarque todos los niveles de decisión de las autoridades hoteleras, así como sus concesionarios y población turística.
Añadir leyenda
La primera medida sugerida por los especialistas de PLENITUD en el referido informe es Tecnología de programas de educación no formal: concienciación, información y capacitación para empleados de hoteles, locales, pescadores y comerciantes en zonas costeras. 
Como segunda tarea la organización establece la necesidad urgente de rehabilitar manglares y humedales costeros. Los ecosistemas de mangles de acuerdo al último estudio nacional de cobertura boscosa, han disminuido de 294.0 a 257.4 kilómetros cuadrados por lo que resulta importante rehabilitarlos y restaurarlos
En diagnósticos y levantamientos realizados previamente se detectaron la construcción de hoteles en amplias zonas de mangle en la costa este del país. “Innumerables zonas turísticas en RD han consumido una notable área de espacios húmedos y manglares que equilibran la dinámica litoral y los cuales sirven como protección y fuente de biodiversidad marina. La tecnología consiste en el trasplante y recuperación de zonas de manglares a través de métodos básicos, a través de técnicas realizadas con la comunidad.
Otras de las recomendaciones es sobre la necesidad de restaurar dunas y zonificación en playas. “Se ha logrado combatir la erosión en las playas a través de métodos de retención de sedimento con la creación de dunas y la organización de las áreas de las playas, promoviendo los patrones de circulación y de uso que eviten la erosión y la ruptura en la cadenas de vegetación o dunas que protegen el sistema”, refiere el informe.
Asimismo, PLENITUD recomienda en su informe la necesidad de establecer un monitoreo permanente de sistemas costeros marinos. “Esto es importante para tomar decisiones sobre cómo actuar sobre los ecosistemas costeros¨. 
Además en el estudio se establece el análisis de vulnerabilidad y de adaptación en zonas costeros marinas. “Existen condiciones geológicas, naturales y antropológicas que se combinan para dar como resultado el nivel de vulnerabilidad y capacidad de adaptación. Este análisis permite proyectar escenarios posibles según las tendencias y esto a la vez facilita la preparación de actividades de adaptación al cambio climático así como la recomendación de medidas las medidas de adecuación basadas en evidencias.
También propugna por el establecimiento de programas de certificación de instalaciones turísticas en base a estándares internacionales y nacionales para la calidad y la sostenibilidad es otra de las recomendaciones descritas en el estudio. Promover la excelencia en la calidad del servicio y las actuaciones en pro del medio ambiente es importante para los destinos turísticos y una certificación en esta materia elevaría el estándar mínimo, así como productos y alojamientos más sostenibles y competitivos.
Por último, este importante informe realizado por PLENITUD recomienda establecer un programa de educación formal para escuelas y universidades en gestión integrada de costas. 
Pelícanos sobre Playa de Punta Rusia
República Dominicana tiene 17 provincias costeras, posee 1,579 kilómetros de costas: 33% en el Norte, 24% en el Este y 43% en el Sur, 409 kilómetros de playa y mas de 60 mil habitaciones hoteleras en zonas de costas, por lo que se requiere empezar a formalizar oficialmente especialistas en gestión litoral y sensibilizar a partir del formal e informal. 
Publicado también en la versión impresa del  Periódico El Nuevo Diario de fecha 28 de octubre 2014 o en http://issuu.com/elnuevodiario/docs/el_nuevo_diario_f1182906ee02bd/8?e=8717544/9895387

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *