Los Parques Nacionales, el agua y el Cambio Climático

Los Parques Nacionales, el agua y el Cambio Climático

Las montañas de Constanza Foto: Manuel Caraballo Nuñez

El  24 de agosto estuvimos celebrando el ¨Día de los Parques Nacionales¨, una iniciativa que data del año 1903 y rinde tributo a una idea que se hizo realidad y que ha venido a palear y defender muchos recursos naturales y a proteger especies endémicas de las diferentes regiones.

En nuestra República Dominicana tenemos varios y valiosos Parques Nacionales, aquí les menciono algunos:

  • Parque Nacional Armando Bermúdez 
  • Parque Nacional de los Haitises 
  • Parque Nacional del Este 
  • Parque Nacional José del Carmen Ramírez
  • Parque Nacional Nalga de Maco
  • Parque Nacional Montecristi
  • Parque Nacional Jaragua
  • Parque Nacional Sierra de Bahoruco
  • Parque Nacional Isla Cabrita
  • Parque Nacional Sierra de Neiba, entre otros.
La Pirámide Ciclópea en la Nevera, Parque Juan Bautista Rancier (Valle Nuevo)
Foto: Manuel Caraballo Nuñez
Hemos estado sufriendo desde hace unos años los efectos del cambio climático y de seguir como vamos, en unas décadas ni estos paradisíacos espacios naturales que hoy llamamos parques nacionales o reservas naturales, tendremos con nosotros, pues la falta de la materia prima para su subsistencia, que es el agua y los desastres naturales acabarán con ellas.
Laguna Bávaro en el Este de R.D. Foto: Manuel Caraballo Nuñez
Se está luchando para que las temperaturas no superen el 2°C más cálido, aunque siento que dada las condiciones y lo que la misma naturaleza nos está diciendo,  llegaremos a 3°C sino a 4°C mas cálido para el año 2100.
La serie de fenómenos extremos ocurridos recientemente en todo el mundo pone de relieve la vulnerabilidad no solo de los países en desarrollo, sino incluso de las naciones industrializadas. El calentamiento de la atmósfera y de los océanos ha acelerado la pérdida de los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártica,
y este derretimiento puede intensificar considerablemente el aumento del nivel de los mares en el futuro. El asunto es serio y de compromisos que perduren en el tiempo.
Aún es impreciso la magnitud de todo lo relacionado con el cambio climático y sus efectos. El informe preparado para el Banco Mundial por el Instituto de Potsdam para la Investigación del Cambio Climático de noviembre del 2012 adopta un enfoque basado en el riesgo, definido como el impacto multiplicado por la probabilidad: un suceso con baja probabilidad de ocurrencia, de todos modos puede generar un riesgo importante si sus consecuencias son graves.
Definitivamente ninguna nación estará inmune a los impactos del cambio climático. Sin embargo, es probable que la distribución de estos sea desigual y tenga un sesgo negativo en contra de muchas de las regiones más pobres del planeta con escasa capacidad económica, institucional, científica y tecnológica para enfrentarlos y adaptarse. Y es que: 
Aunque el calentamiento absoluto sea más elevado en las latitudes altas, aquél que afectará a las zonas tropicales será mayor en función de la variación y las extremas térmicas históricas a los cuales se han adaptado y enfrentado los seres humanos y ecosistemas naturales. Esto significa que las temperaturas extremas sin precedentes anticipadas en los trópicos generarán impactos significativamente mayores en la agricultura y los ecosistemas.
Es probable que en los trópicos, el nivel del mar aumente 15% a 20% más que la media mundial.
 Se prevé que el aumento en la intensidad de los ciclones tropicales se sienta de manera desproporcionada en las regiones de latitudes bajas.
 Es posible que la creciente aridez y sequía aumenten considerablemente en muchas regiones en desarrollo ubicadas en zonas tropicales y subtropicales.
Foto Fuente externa
Estamos en el 2015 y particularmente siento que estos efectos están llegando más rápido de lo que prevía. En nuestro país estamos sufriendo los efectos de la sequía en nuestros bosques, montañas y ríos, siendo esto un ente multiplicador en la agricultura, en el ganado y otros, el calor es inusual y proyectándose a mayores. 
Se hace necesario y urgente que dejemos nuestra huella positiva en torno a enfrentar el cambio climático, quizás puedas decir que no puedes hacer nada, pero si puedes, puedes no talar los árboles, puedes no contaminar los ríos con los desechos, puedes minimizar el uso de energía. Ama y valora lo que Dios dispuso para ti y para mi como regalo, con la única premisa de cuidarlo.
Hagamos un mejor futuro para nuestros hijos y las futuras generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *