El Himno a las Madres, un importante legado cultural a nuestro país

El Himno a las Madres, un importante legado cultural a nuestro país

El domingo 31 de mayo  las madres dominicanas estaremos de fiesta…celebramos el ¨Dia de las Madres¨, y tengo que decirles que aquí, en ¨Quisqueya la Bella¨, la fiesta es en grande.
Desde pequeña he visto desfilar a multitudes con alegría llevando su regalo y su cariño a ese ser extraordinario que es la Madre. Los tiempos han cambiado y las envolturas de los regalos también, ya casi no vemos el papel celofan transparente y de colores en la que otrora llevaban los hijos a las madres los regalos en este gran día.
Pero junto con esto llegan a mi los recuerdos del hermoso ¨Himno a las Madres¨ que de pequeña se escuchaba en la radio en ese día, lo cantábamos al entregar nuestro regalo a mamá  y ni que decir del coro de niños entonándolo  en las veladas a las madres en las escuelas.
Hoy este Himno es el gran ausente y es por lo que quiero rendir culto al mismo y a la respetable y distinguida dama dominicana Doña Trina De Moya de Vásquez,  autora de esta pieza musical , publicada en el año 1925 y musicalizada por el prebistero Manuel de Jesús González.
Sé que al leerlo y recordarlo estarán de acuerdo conmigo en que no existen letras hechas canción que describan mejor y con tal exactitud el carácter de una madre y es mi deseo dejar en el sentir de cada uno de ustedes lo importante de resaltar lo nuestro y mantener vivo nuestros valores… nuestro patrimonio, siendo este, uno de ellos.

Himno a las Madres

Venid los moradores
del campo y la ciudad,
y entonemos un himno 
de intenso amor filial: 
Cantemos de las madres
la ternura, el afán
y su noble atributo
de abnegación sin par.
Celebremos todos la fiesta más bella,
la que más conmueve nuestro corazón; 
fiesta meritoria, que honramos con ella 
a todas las madres de la creación.
¡Quien, como una madre, con su dulce encanto, 
nos disipa el miedo, nos calma el dolor, 
con solo brindarnos su regazo santo, 
con sólo cantarnos baladas de amor!
De ella aprende el niño la sonrisa tierna,
el joven la noble, benéfica acción; 
recuerda el anciano la oración materna 
y en su alma florece la resignación.
CORO: Venid los moradores…
Celebremos con flores la tumba sencilla 
de madres que moran en la eternidad,
y ornémos con flores la frente en que aun brilla,
en que aun brilla y fulge la maternidad.
Para ello escojamos frescas azucenas
-simbólicas flores de aroma ideal-,
blancas como el alma de las madres buenas 
y con algo místico y sentimental.
Albas estrellitas, nítidas hermanas 
de las que circundan la divina sien 
de la que es modelo de madres crisitianas,
madre del Dios-Hombre nacido en belén.

Conozcamos a Doña Trina De Moya, autora de la preciada pieza musical.-

María de los Ángeles Trinidad De Moya Pérez – Trina,  fue una de esas emblemáticas personalidades que ha dado nuestra tierra, destacándose como mujer, poetisa, autora del Himno a las Madres, y como Primera Dama de la República. 
Contrajo matrimonio en 1888 con Horacio Vásquez Lajara, quien fue presidente de la República en tres ocasiones: Del 18 de agosto al 15 de noviembre de 1899; del 26 de abril de 1902 al 23 de abril de 1903; y del 2 de julio de 1924 al 28 de febrero de 1930.
Esta Insigne dama participó con su esposo en la política, quien se había iniciado en la vida pública en el año 1886, llegando a ser un decidido opositor al dictador Ulises Heureaux, posición por la que casi pierde la vida.
Doña Trina tuvo el privilegio de haber sido la primera esposa de un presidente dominicano en proyectarse como Primera Dama de la República en el seno del pueblo, esto por la trascendencia e importancia de sus obras sociales. 
Se afirma que  Doña Trina le impregnó una importancia singular a la presidencia de su esposo, Horacio Vásquez por el impacto social de los programas humanitario que impulsó y las numerosas veladas literarias que auspició desde el Palacio Presidencial.
Fue conocida popularmente como Trina de Vásquez y entre sus parientes y relacionados mas cercanos se le conocía con el apodo de ¨Chin Mamá¨.
Escribió diversos textos que aparecen insertos en varias antologías poéticas dominicanas. En el año 1915 su composición poética ¨La Patria y la mujer dominicana¨mereció el primer premio de los Juegos Florales realizados en la Vega. En 1929 publicó su libro ¨Patria y Hogar, prologado por el afamado poeta Fabio Fiallo. Murió el 25 de febrero de 1941, en Santurce, Puerto Rico.
¡Valoremos lo nuestro y enseñemos a nuestros hijos el Himno a las Madres, poniéndolo en el sitial que el se merece !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *